¿Realmente es el momento de los emprendedores de la región?

Actualmente el ecosistema emprendedor de Latinoamérica presenta una de las oportunidades más grandes para inversionistas a nivel global y para la nueva generación de emprendedores y startups dentro y fuera de la región. El crecimiento de la industria emprendedora incluyendo startups, ángeles inversionistas, aceleradoras, vc´s e inclusive gobiernos, ha logrado despertar el interés de participantes de los ecosistemas más desarrollados del planeta.

Como consecuencia de lo anterior, hemos visto como la primera ola de inversionistas internacionales llegó a apostar en la región en el año 2017, la creciente participación de startups latinoamericanas en los principales programas de aceleración a nivel mundial como Y Combinator y así mismo startups que logran internacionalizarse de manera rápida hacia los demás países de la región.

Inversiones internacionales en la región

No sólo la inversión en etapa temprana ha aumentado significativamente, en 2017 el monto total de inversión dentro de la región se duplicó respecto al año 2016 y para el cierre del 2018 se proyecta un crecimiento del 130% aproximadamente; Así mismo, durante este periodo (2017-2018) se ha presentado un crecimiento sin precedentes de inversiones en Latinoamérica por parte de grandes ángeles inversionistas y VC´s, referentes como DSR GLobal, Delivery Hero, Sequoia Capital y Andreessen Horowitz son hoy en día jugadores activos en la región con rondas de inversión que han llevado a varias startups a posicionarse como Unicornios (Rappi, Nubank).

De igual forma diferentes aceleradoras o vehículos de inversión en etapa temprana han comenzado a ser atractivas para inversionistas internacionales provenientes de Europa y USA. Un ejemplo de esto es la aceleradora Rockstart, la cual ha logrado atraer a más de 10 ángeles inversionistas provenientes de Estados Unidos y de Europa.

Emprendedores de primer nivel

Hoy, como nunca antes en la región, el emprendimiento cuenta con un nivel de profesionalismo que permite la creación de startups con mayor grado de sofisticación y posibilidades reales de internacionalización. En este mismo sentido hoy se pueden encontrar dentro del ecosistema local emprendedores con casos previos de éxito, “exits” o adquisiciones que hoy están trabajando en la creación de nuevas compañías las cuales andan a ritmos más acelerados y tienen opciones de conquistar el mercado latinoamericano.

Esta evolución de todos los agentes del ecosistema local ha llevado a que cada vez más startups y emprendedores sean seleccionados en programas de primer nivel internacional como Y combinator, lo que sin duda lleva a una profesionalización de los emprendedores de la región. Colombia, por ejemplo, es el país de latinoamérica con el mayor número de startups aceptadas en Y Combinator y es uno de los 10 países en el mundo con mayor número de startups en esta prestigiosa aceleradora.

Este crecimiento acelerado parecería indicar que fondos de inversión cada vez más sofisticados se encuentran interesados en emprendedores de la región, y que estos últimos cada día están más preparados para jugar en las “ligas mayores” del emprendimiento.

Montos de inversión a los que se puede acceder

Uno de los principales problemas que tradicionalmente se ha presentado en el ecosistema regional ha sido la gran diferencia de capital al que un emprendedor puede acceder con relación a otros ecosistemas más desarrollados. Gracias a este “Boom” regional y a la llegada de nuevos actores parecería que esta brecha, si bien sigue existiendo, es menor hoy en día y que las empresas con potencial, equipos ganadores y buenos resultados hoy pueden acceder a rondas de inversión de valores más altos (o Mega rondas), como se puede ver en casos como el de 99, Rappi, NuBank, Cornershop etc.

Esto sin duda ha permitido a esta sobresaliente generación de startups lograr procesos de internacionalización y/o consolidación más exitosos y por lo tanto un gran crecimiento en el ecosistema regional.

Madurez del ecosistema

La región ha visto cómo cada uno de los agentes dentro del ecosistema ha madurado, no solo los inversionistas o los emprendedores han crecido y aumentado sus oportunidades de competir; también lo han hecho las entidades de apoyo, aceleradoras e incubadoras, y esto ha generado que hoy un emprendedor tenga mejores chances de competir en un mercado que cada día tiene más competidores.

Si bien, como en todo ecosistema, los gobiernos van más lento que el mundo de los negocios, al menos en la región parecería ser de interés prioritario para todos los gobiernos el apoyar al ecosistema de emprendimiento, con lo cual poco a poco se ha ido preparando un terreno menos rocoso para los nuevos emprendedores (aun cuando falte bastante), y eso ha traído consigo un mayor nivel de competitividad con otros ecosistemas.

Corporate Ventures

Por otro lado, la mayoría de grandes empresas tanto regionales como globales que hoy tienen presencia en la región han despertado su interés en el emprendimiento como uno de sus pilares de innovación empresarial, con lo cual hoy los emprendedores están en el radar de grandes compañías para adquirir sus servicios, desarrollar alianzas, colaboraciones e incluso para invertir en sus startups.

Cada día son más las compañías tecnológicas globales que llegan al continente y que ayudan al desarrollo del ecosistema emprendedor.

Un mercado en auge

El crecimiento en la penetración del internet y los smartphones en la región ha sido exponencial a lo largo de los últimos años, aún cuando en muchos lugares del continente las condiciones se encuentren alejadas a las de otros mercados más atractivos, las condiciones actuales son favorables para las empresas de base tecnológica y las proyecciones son alentadoras.

El comercio electrónico en los últimos 3 años viene creciendo a cifras mayores al 50% anual y generando que cada día la región sea un mercado más atractivo para startups de base tecnológica.

El caso colombiano

Al igual que el resto de la región, a lo largo de los últimos años Colombia ha experimentado un crecimiento exponencial en materia de emprendimiento, no sólo el 53% de la población ha expresado activamente su intención de crear empresa según el estudio del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) sino que cada vez las iniciativas por parte de los agentes activos del ecosistema emprendedor para disminuir los obstáculos que puedan presentarse en el proceso de creación de empresa son mayores.

Si bien las brechas entre las dimensiones del emprendimiento deben seguir cerrándose y las oportunidades de acceso a capital para los emprendedores ser más amplias, Colombia se encuentra sintonizado con el “Boom” que está experimentando el resto de la región. Actualmente tanto la institucionalidad privada (aceleradoras, incubadoras, etc.) como la gubernamental, comenzando por el primer mandatario del país quien propone una apuesta fuerte en el emprendimiento de alto impacto en este nuevo gobierno, dando prioridad a la oportunidad que este escenario representa como fuente de riqueza, innovación y progreso, permiten en conjunto visualizar un futuro cercano bastante positivo para el ecosistema colombiano, consolidándose cada vez de una manera más fuerte y profesional, trayendo conocimiento práctico en la materia y experiencias exitosas de primera mano que sin lugar a dudas presentarán una ventaja competitiva frente a la región gracias a la estructuración de bases más sólidas para la construcción no solo mejores empresas sino en el desarrollo de mejores emprendedores.

Adicionalmente a esto, y mucho más importante, Colombia se encuentra en una curva de crecimiento ascendente constante desde hace ya varios años, lo cual ha generado que este proceso de crecimiento ininterrumpido hoy ponga al país como una de las potencias en emprendimiento de la región y aún con muchas posibilidades de crecimiento.

Por eso, ante las dudas sobre si es realmente el momento del emprendimiento de la región, y si tiene Colombia como competir a nivel internacional en emprendimiento, mi opinión es bastante positiva, así como mis expectativas, pues creo que aún lo mejor está por llegar.

 

Compartir