Esa estadística `cliche`que dice que 9 de 10 emprendimientos fracasa ha generado estragos en más de un emprendedor  y ha causado mucho más daño del que imaginamos. Que nueve de diez startups fracasan según estos números no significa que la fórmula mágica del éxito en el emprendimiento sea “crear” diez startups esperando que alguna sea la exitosa. Este pensamiento o fórmula no es solo falsa, sino mediocre.

La realidad es que una startup te quita todo tu tiempo, tu energía, dinero, motivación, sobretodo cuando estás empezando. Seguramente algún emprendedor muy empoderado mira el ejemplo de Musk y considera que se puede tener y “gerenciar” múltiples proyectos, pero creo que estos casos son excepcionales y no conozco uno de alguien que haya logrado tener su primer éxito de esta manera, después de un caso de éxito empresarial si se pueden encontrar algunos casos, aun cuando no abundan.

Personalmente, no me suelen interesar los proyectos de emprendedores en los cuales no se dedican exclusivamente a su proyecto. Los inversionistas muy seguramente tampoco les interesa arriesgar su capital (alto riesgo) en un proyecto en el cual su gestor y potencial socio no esta 110% involucrado.

Así que, como estrategia el fundar varios proyectos para aumentar las posibilidades de éxito me parece limitada, incoherente y poco funcional. Es más, creo personalmente que esta estrategia lo que hace es aumentar las posibilidades de nunca tener éxito con una startup. El tiempo, el entusiasmo, la dedicación y el trabajo duro es lo único que tiene un emprendedor, dividir eso que tenemos es perder.

En quienes sí creo, son en los equipos de emprendedores que despues de algun o algunos proyectos (exitosos o no) en los que se dedicaron un tiempo 100% enfocados, deciden iniciar otro proyecto nuevo una vez cerraron un ciclo o cumplieron una meta en el anterior; generalmente estos fundadores ya tienen conocimientos, han aprendido de varios errores y de éxitos, y para mi, eso si puede llegar a aumentar sus posibilidades.

 

Compartir