Hay pocas cosas más importantes para un emprendedor que la correcta consecución de financiación para sus startups, generalmente la ruta más deseada es la consecución de inversión en la empresa, ya sea por medio de una persona o de una entidad. Sin embargo, en general, y en varios de los artículos anteriores, siempre se recomienda encontrar a un “buen inversionista” a la hora de levantar capital. Sin embargo, los factores que determinan a un buen inversionista en realidad no son tan claros.

En primer lugar, en este ecosistema es muy difícil encontrar alguien (inversionista o emprendedor) que no esté convencido que es “bueno” al menos (generalmente todos somos “muy buenos”). Y es así como, así como los inversionistas deben evaluar y seleccionar los equipos y las empresas, para los emprendedores también es recomendable evaluar de alguna manera a sus potenciales inversionistas; pero ¿cómo poder evaluar y distinguir a un buen prospecto de inversionista?. Las siguientes son algunas de las características de un buen inversionista:

    1. Empecemos por la experiencia: Un buen inversionista tiene dos tipos de experiencia que podría llegar a aportar, en emprendimiento (o inversiones) y en el sector específico. La experiencia nos traerá grandes beneficios y nos ahorrará muchos errores, dinero y tiempo.
    2. Tiene el suficiente capital para aportar a la empresa: Esto suena lógico, sin embargo a veces no lo es tanto. Así como hay inversionistas que invierten tickets muy altos en empresas con un nivel de avance mucho mayor, también hay algunos que invierten niveles de capital no suficientes para lo que podrías llegar a necesitar.
    3. Tiene muy buen network: Este es un factor determinante, muchas veces más que el dinero, cuando son sectores muy específicos y cerrados un inversionista con buenas relaciones puede hacer una gran diferencia.
    4. Reputación: La reputación puede validar el network que tenga el inversionista, o esté network podría llegar a ser consecuencia de la reputación, pero sin duda, conocer la reputación en el sector específico y en el emprendimiento puede ser muy útil para poder tener un mayor grado de seguridad. De igual manera, un inversionista con buena reputación ayudará bastante al crecimiento de la empresa por sus contactos, porque será más fácil obtener nuevos inversionistas, miembros de equipo y aliados.
    5. Comparte tu vision. Es simple, has fundado una empresa porque tienes una visión de cómo podría solucionarse algún problema de una mejor manera de lo que se hacía; quieres lograr algo, y llegar a algún lado. Si tu potencial inversionista no comparte tu visión con seguridad esto se convertirá en un problema que generalmente no acabará bien. Que piense en grande, como tú es la mejor combinación
    6. Es concreto: Es claro y honesto sobre sus intenciones y actúa de manera consecuente a esto. Existen casos en donde el inversionista da vueltas, solicita cosas imposibles, no concreta nada sin justificación alguna. En estos casos es muy riesgoso porque se está misma manera podrá ser una vez llegue a ser socio, y esto entorpece el funcionamiento del negocio y se convierte en una piedra en el zapato.  
    7. Comparte tus valores. Lo dejo de ultimo, pero es lo más importante. Cuando se conforma un equipo con miembros con diferentes valores solo puede terminar en desastre; en este caso, una relación con un inversionista durará varios años y por eso es básico asegurarse que comparten unos valores similares.
Compartir