El flujo de cada es una de las herramientas más importantes que debe considerarse en el momento de comenzar o consolidar una empresa. Es sorprendente ver el gran número de emprendedores que al preguntarles si conoce las finanzas de su empresa, responden que sí y a continuación cuando se les pregunta si tienen flujo de caja responden que no o que no lo actualizan.

El flujo de caja es una herramienta que permite conocer con exactitud qué dinero entrará en un periodo de tiempo y qué cantidad de dinero sale en ese mismo periodo de tiempo. A continuación 5 razones para construir y actualizar su flujo de caja:

Identificar la cantidad real de ingresos: A la cuenta de la empresa ingresará el valor de los servicios y venta de bienes sumados al valor del IVA y de otros ingresos tales como préstamos (bancarios o personales). De los ingresos anteriores, al valor de las facturas se le debe deducir las retenciones en la fuente y del ICA que pueden calcularse aproximadamente en un 12%.

Conocer la cantidad de dinero que se debe destinar al pago de nómina: Al valor mensual que le paga a sus empleados se le debe sumar un 46% en promedio mensual para calcular el pago de salud, pensiones, caja de compensación, ARL (según el riesgo) y un porcentaje para vacaciones, primas, cesantías e intereses a la cesantías. Así mismo debe contemplar el dinero para las dotaciones y auxilio de transporte según corresponda. En caso de liquidación por terminación de contrato laboral deberá calcular la indemnización correspondiente. No se le olvide incluir la remuneración de los fundadores de la empresa, este es un error que muchos emprendedores cometen y en el momento de comenzar a incluir estos valores, la utilidad del negocio cambia significativamente. Es clave tener un balance entre tener una estructura de costos fijos liviana y dar algo de remuneración a los cofundadores. Por supuesto que es más fácil decirlo que hacerlo.

Establecer costos y gastos de producción: En sus cuentas deberá contabilizar el valor de producción de sus bienes o de prestación de sus servicios, porcentaje de ventas destinado al marketing, los costos administrativos, el mantenimiento de equipos, compra de licencias, registro de marca y cualquier otro permisos (INVIMA, registros etc) que deba tener y/o renovar de forma periódica.

Pagar a sus proveedores oportunamente: Como lo he mencionado en mis artículos anteriores, tanto la nómina como el pago a proveedores es “sagrada”. Antes de pensar en cómo ayudar a fundaciones o tener programas de responsabilidad social empresarial en su empresa, evalúe que tan responsable y puntual está siendo con el pago a las personas involucradas a la cadena de valor. De su pago oportuno depende que estas personas lleven ingresos a sus familias. Si su flujo de caja indica que no tendrá dinero, al revisarlo de forma diaria podrá actuar con anticipación y pedir créditos para cubrir sus obligaciones o llamar a sus proveedores para acordar otras fechas de pago. En el caso de pedir créditos, en su flujo de caja deberá calcular los intereses y el capital que se deben pagar mensualmente por el mismo y el ingreso que dicho crédito representa.

Tener en cuenta el dinero que se debe guardar/pedir prestado para pagar impuestos y los costos financieros: Su flujo de caja deberá reflejar los costos bancarios tales como el 4×1000, cuota mensual que algunos bancos piden por tener las cuentas y/o tarjetas de crédito, así como los trámites ante Cámara de comercio y notarias. Así mismo deberá tener en cuenta el pago de intereses y capital de las deudas adquiridas para tener capital de trabajo y de los impuestos que se deben pagar periódicamente tales como el IVA, la retención en la fuente, auto retención, impuesto de renta y otros que deba pagar su empresa.

Con estos cálculos, es posible conocer con certeza el dinero que entrará el próximo mes en su cuenta y si las ventas que ya ha concretado o espera realizar pueden cubrir los costos, gastos, costos financieros e impuestos de su empresa para entender de esta forma si se encuentra en punto de equilibrio, es rentable o por el contrario si la respuesta es negativa debe replantearse algunas cuestiones fundamentales:

1. ¿Qué costos debo reducir?

2. ¿Cuánto más debo vender?

3. ¿El precio de mi producto es el adecuado? Recuerden que las empresas se quiebran por falta de liquidez.

 

CAROLINA IBARRA CASTAÑEDA Consultora en temas de emprendimiento y sostenibilidad. Socia de PÓMPANO, empresa a la cual le apasiona acompañar la estructuración y consolidación de empresas rentables que generan impacto en su cadena de valor y una mejor calidad de vida para las personas. Acompañamiento de emprendimientos agrícolas en varios países. Mamá exploradora de alternativas de educación consciente para Gabriel. Abogada de la Universidad Javeriana, homologación de carrera en la Universidad del País Vasco, Maestría en Gerencia Ambiental de la Universidad de los Andes, Maestría en Gerencia de London School of Economics. Twitter: @caroibarra

Email:carolina@pompano.com.co

www.pompano.com.co

Instagram: entrepreneurshipandimpact

Compartir