El caso de emprendimiento más llamativo de los últimos años en Colombia ha sido Rappi, su crecimiento ha sido exponencial y en dos años ha logrado posicionarse en el mercado como una de las startups más usadas por los colombianos. Ahora también, después de su paso por la exitosa aceleradora Y Combinator ha empezado su proceso de internacionalización. Sin embargo esta empresa ha recibido miles de criticas de ex empleados, emprendedores y de usuarios, y las últimas semanas esta tendencia fue aún más marcada debido a un video que se hizo viral que mostraba a un empleado de la empresa gritando a los ¨rappitenderos¨(como se les conoce a los mensajeros de la empresa). Aún después de ver el video y no estar de acuerdo, encuentro varias razones  que tienen un mayor peso para aprender y apoyarlos, que las razones que tendría para criticar esta empresa.

Es cierto que las principales criticas que se le hacen a esta startup son basadas en hechos reales, pero me gustaría analizarlas sin tanto pasionalismo, pues los debates sobre esta marca han generado una polarización que en algunos escenarios se podría asemejar con la política. Los principales focos de critica son:

1- Fallas en el servicio: Todos los que hemos intentado crear un producto sabemos lo difícil que puede ser, siempre se encuentran fallas y resolver estas fallas siempre toma tiempo, de igual manera generalmente el producto siempre esta desarrollándose mientras se esta prestando un servicio. Ahora, aunque nunca he lidiado con esto, me puedo imaginar lo que es esto cuando se está creciendo a un ritmo tan acelerado y se tienen tantos usuarios/servicios al día. Es muy fácil hablar del tema con pocos usuarios y servicios pasando al mismo tiempo, no me imagino la dificultad teniendo un volumen tan grande como el que esta empresa maneja.

Sin duda creo que tener problemas causados por un gran número de clientes y el crecimiento exponencial siempre es mejor que tener problemas consiguiendo clientes para crecer.

2- El modelo de negocio es agresivo y no es sostenible. Sobre este tema he oido a muchos gurús haciendo criticas, incluso públicamente en charlas y foros de emprendimiento, y “enseñando” a nuevos (y experimentados) emprendedores como el modelo de negocio de Rappi no es sostenible financieramente. Al respecto tengo que decir que no conozco a profundidad los números para hacer un análisis o tener una posición que valga la pena exponer, pues sería completamente desinformada. Sin embargo si considero que esta empresa ha sido acompañada, asesorada e invertida por los mejores, y confiaría que tanto YC como Sequoia (Uno de los fondos más importantes, o el más importante del mundo) quienes son algunos de sus inversionistas, tienen el conocimiento y la experiencia suficiente como para saber lo que están haciendo. Considero que es algo prepotente creer que desde afuera, con menos experiencia y conocimiento, nosotros podríamos entender mejor un negocio que quienes lo fundaron, lo aceleraron o lo invirtieron.

3- “Con esa inversión que han recibido yo también crearía una empresa así de grande”. Acá solo me interesa mencionar que exactamente fue en Rappi que grandes capitales de Estados Unidos invirtieron, porque le vieron potencial, porque encontraron un buen equipo y un buen producto. Estos fondos nunca habían hecho inversiones en empresas colombianas, y en contadas ocasiones lo habían hecho (algunos) en empresas de la región. Hoy cada vez más inversionistas extranjeros están mirando al país y la región gracias a estos pocos casos, y eso es un salto de calidad para el mercado y las startups de la región.

Ojalá sigan siendo más esos casos y que cada vez más estos fondos se fijen en empresas del país y la región.

4- El trato a los empleados. En el video publicado y en diferentes redes ha quedado en evidencia algunos casos en los cuales ex empleados o empleados se quejan de la empresa como empleadora, y sí, este es un tema que tiene que ser resuelto y que tiene que tender a mejorar, sin excusas ni excepciones. Una vez dicho lo anterior, yo como emprendedor desde mi experiencia puedo imaginarme lo difícil que debe ser crecer un equipo en dos años hasta llegar a 800 empleados (número de empleados que conocí hace un tiempo, puede ser más), y creo que también tendría muchas dificultades en ese sentido. Haciendo un cálculo muy básico entiendo que una empresa como Rappi debe haber contratado aproximadamente 30 a 35 empleados por mes, cifra que es una locura y no me puedo imaginar que tan difícil podrá llegar a ser.

Yo he contratado personal y sé lo delicado que es el tema, pues es difícil, muchas veces sale mal, muchas veces no se escoge bien, y siempre hacer una buena búsqueda y contratación toma varias semanas. Ahora pensar tan solo en contratar 35 personas en un mes me parece una odisea completa, evidentemente yo cometería muchos errores en ese proceso.

Desde que vivo en este mundo del emprendimiento, intento apoyar más de lo que critico, este escenario, tal vez como ningún otro, necesita de menos “especialistas” y más obreros, de menos opinión y más acción, y de apoyo real a quienes están haciendo un buen trabajo. Es por esta razón que intento ser usuario del mayor número de emprendimiento que pueda (cada vez más) y de colaborar en lo que pueda. Así como aplaudo a Rappi también lo hago con otros muy buenos. Si fuera por mi que hayan más Rappi, que sigan generando de 35 empleos por mes, que sigan atrayendo a los inversionistas mejor calificados del mundo, y que sigan existiendo casos de los cuales el ecosistema pueda aprender como lo han sido en nuestro país Tappsi, Domicilios.com, Mercadoni, PayU, Mensajeros urbanos, etc…

Compartir