Mucho se ha hablado en los últimos años sobre las industrias creativas y sobre la transformación que estas han tenido en el mundo de los negocios, el caso Netflix o Spotify son dos de los grandes ejemplos que hoy en día encontramos documentados. Sin embargo parecería que este tipo de modelos de negocio han mutado y hoy son aún más poderosos, pues han llegado a innovar no solo en la forma como consumimos estos contenidos (conocido por todos), sino en la forma en como los contenidos son creados.

Esta tendencia hoy parece no ser innovadora, pues el mercado ya se encuentra habituado a oír música o ver películas por medio de estas plataformas, y no parece nada innovador ya por estas épocas. Hasta las personas más reacias y las generaciones menos fanáticas de la tecnología usan este tipo de servicios, por lo que no habría mucho sentido en escribir más letras sobre cómo estos modelos de negocio han transformado la forma en que interactuamos los consumidores, ni analizar los casos en que estas empresas han desbancado a grandes competidores tradicionales, como el caso de netflix y blockbuster. Lo que sí llama la atención es cómo, a partir de estos modelos de negocios el contenido que consumimos es ahora creado.

Y sí, ahora tener la información detallada de los gustos de las diferentes audiencias, los horarios, la ubicación geográfica y cualquier característica que pueda ser analizada, es y será incluso más, el factor relevante de cómo esta industria se encuentra innovando. Y para aterrizar este concepto un ejemplo: Netflix, quien desde hace unos años produce sus propias series y películas ha sido uno de los pioneros en la utilización de la información (big data) de sus usuarios, y es así como el análisis detallado de los gustos de nosotros, sus consumidores, permite que se pueda prácticamente tener un guión que con seguridad va a del gusto de un gran número de usuarios. Es el caso de House of cards, Orange is the new black, Girl Boss o Narcos, solo para citar algunos ejemplos. En el primero de los casos mencionados, después de analizar los gustos de los usuarios se descubrió que gran porcentaje de las personas les gustaban las historias de abuso de poder, de intriga y con personajes con marcados indicios de maldad. De igual manera se determinó que la audiencia prefería personajes antagónicos que fueran de raza blanca, de edad entre 45 y 65 años y con características psicopáticas; y voilá crearon una serie que enmarca perfecto con estas caracteristicas, algo asi como crear lo que los usuarios queremos ver con información más detallada y menos margen de error de lo que podía imaginarse años atrás. Casos como este podemos encontrar en todas las series que han sido lanzadas en los últimos años, y al parecer es una tendencia que ha llegado para quedarse y de la cual se desprenden muchos interrogantes, por ejemplo sobre el verdadero rol de los guionistas, o compositores, pues en la música esto también cada vez se presenta con más recurrencia.

Esta es una clara muestra de cómo el manejo de la información y el análisis de big data  está cambiando todas las industrias, incluso las que pensamos que menos tenían relación, y hoy cada análisis de información suministrada por los consumidores puede ser relevante a la hora de innovar, de re- crear una industria o de competir con grandes y consolidadas industrias, como lo es la industria cinematográfica; ¿Será posible que esta tendencia en lo que vemos cambie significativamente esta industria? ¿podrá Netflix (continuando con el ejemplo) desbancar a Hollywood como hizo anteriormente con Blockbuster?

Compartir