El equipo para un emprendimiento es uno de los dolores de cabeza más grandes mientras esta crece, pues los recursos son limitados y el impacto de un empleado es bastante significativo en el crecimiento de la empresa, de manera negativa o positiva. Adicionalmente, la mayoría de los emprendedores no tiene conocimientos sobre cómo seleccionar a sus empleados, y generalmente terminan contratando gente cercana o referidos por amigos.

Y es que el trabajar para una startup tiene unas características bastante diferentes de trabajar para empresas más grandes y consolidadas, por lo que el empleado también debe tener características particulares que no necesariamente son las de un empleado de una gran empresa o las de una persona con la mejor hoja de vida. Debe más bien ser alguien que en primer lugar encuentre el beneficio en estar involucrado en la mayoría de actividades de la empresa, y que por ende adquiera habilidades multidisciplinarias, y así mismo, que el mayor nivel de involucramiento en la empresa sea una motivación, pues este es uno de los requisitos más importantes. Pero, ¿cómo buscar y seleccionar bien a nuestros empleados?

Como primera medida es recomendable hacer junto con los socios y/o junta directiva un perfil detallado del cargo, en donde se especifiquen las tareas y responsabilidades por un lado, y las características que se buscan en la persona que vaya a ocupar el cargo. Es importante primero tener esto claro y después salir a buscar, hacerlo al contrario (algo que muchas veces se hace) muchas veces genera que intentemos adaptar cargos o funciones con las capacidades de personas, y no al contrario.

Después de tener muy detallado el cargo y contar con una descripción específica de las funciones y responsabilidades es fundamental detallar las condiciones básicas de la incorporación de esta persona al equipo; tipo de contrato, remuneración aproximada, organización interna dentro de la empresa, duración estimada de la vinculación y demás condiciones que consideremos relevantes. Una vez se tenga lo anterior bien definido es momento de empezar la búsqueda.

La búsqueda de personal tiene muchas maneras diferentes de hacerse, al tratarse de empresas pequeñas no es tan viable muchas veces contar con ayuda profesional en este sentido, sin embargo las redes sociales, los grupos de interés y comunidades de áreas relacionadas con la empresa siempre son una buena opción por lo menos para empezar.

El primer filtro en este proceso siempre se recomienda que sea realizado por alguien que no vaya a ser quien toma la decisión finalmente. Esto es importante porque le da mucha mayor objetividad al proceso y filtra mejor a los candidatos. Durante este primer acercamiento también se debe dejar muy claro al potencial empleado las características del rol y de la empresa, pues por ser una startup y tener características diferentes se debe asegurar que el candidato entiende claramente lo que se está buscando y para que se está buscando.

SI se decide hacer alguna prueba psicológica o de capacidades, lo cual es recomendable (aunque muchas veces no se cuenta con presupuesto para esto) en esta fase es el momento de hacerlo con los mejores candidatos que se tengan hasta el momento. En caso de no contar con buenos candidatos o no con el número esperado es recomendable continuar con la búsqueda que avanzar sin estar convencido.

Una vez se supere esta etapa es momento de entregarle toda la documentación a quien o quienes vayan a tomar la decisión (hoja de vida, resultados y comentarios de entrevistas, resultados de pruebas), y se proceda a entrevistarlos. La persona que toma la decisión debe ser quien va a ser el jefe, sin embargo es recomendable que esté acompañado de alguno de los socios o algún tercero. En esta última parte se debe enfocar la entrevista en encontrar las capacidades necesarias para el cargo y en las condiciones de la vinculación, de esta manera después de esta ronda podrá hacerse una selección. Cuando ya se haya hecho, se debe notificar rápidamente al candidato y darle un tiempo para la decisión final, en este momento es recomendable insistir en las necesidades de la empresa, las responsabilidades del cargo y sobre lo que se espera del candidato, haciendo que este tome una decisión más informada.

Durante todo este proceso se debe compartir esta información con la junta directiva o los demás socios y con el abogado, para que así se vaya teniendo un contrato que contenga todo lo que se quiere y con las condiciones que se acordaron. Es básico asesorarse en este momento para evitar problemas posteriormente que pueden costarle caro a la empresa.

Algunas últimas recomendaciones:

 

  • Evitar al máximo contratar personas cercanas. Siempre va a ser difícil de manejar y más en estructuras y equipos pequeños.
  • Tomar el tiempo necesario en contratar un buen empleado y los recursos necesarios para hacerlo de la mejor manera, eso ahorra problemas y recursos.
  • Buscar personas con capacidades de autogestión y compromiso altas, incluso es más importante que el nivel educativo.
  • Encontrar personas entusiasmadas con aprender diferentes conocimientos y con las posibilidades de crecimiento.
  • SIEMPRE establecer periodo de prueba, reglas de seguimiento y llamar la atención de los empleados ante los incumplimientos, por más pequeña que sea la empresa.

 

Compartir