Durante los años que me he encontrado vinculado con el emprendimiento desde cualquiera de los lados del ecosistema (emprendedor, Entidad o inversionista) siempre he tratado de conocer productos y servicios y de darles mi apoyo, sin embargo el hacerlo como cliente nunca lo había realizado como decisión y/o tarea. Aprovechando esta temporada de diciembre, en la cual el gasto siempre es superior a los demás meses, me puse en la tarea de ser cliente de la mayor cantidad de emprendedores posible en cualquiera de las oportunidades que tuviera. Al final, la compra de regalos y alimentos o bebidas fueron las actividades más recurrentes.

Es cierto que para un verdadero ecosistema de emprendimiento se necesita talento humano, esas personas que gestionan un proyecto y lo trasforman en una empresa, así mismo, se requiere conocimiento y apoyo, las cuales generalmente son brindadas por entidades y mentores o consultores; sin embargo, es igual de importante la existencia de un mercado amigable con las empresas tempranas, es decir, uno en el que los emprendedores puedan encontrar clientes de una manera eficiente. Y creo que es ahí en donde podemos hacer más, creer un poco más en productos de empresas nuevas y ser un mercado dinámico para los emprendimientos.

Durante este último mes fui consciente que muy poco porcentaje del dinero que gasto normalmente termina consumiendo productos o servicios de negocios en etapa temprana, creo que en mi caso menos del 10% de mis gastos mensuales. Y notar esto realmente me pareció, pues soy emprendedor, trabajo en este sector y siento que apoyo al emprendimiento en general (intento). Sin embargo el identificar este porcentaje de apoyo como consumidor que le doy a las nuevas empresas, me hizo sentir más como un hincha que aplaude y le hace barra a los emprendedores, que alguien quien realmente apoya de manera concreta como cliente a las Startups.

En este tiempo en el que hice la tarea me encontré con otros resultados que me mostraron otras cosas aún más interesantes. Lo primero, es que un emprendimiento realmente está interesado en darle un buen servicio a su cliente, y por ende su trato hacia un cliente es mejor y mucho más personalizado, pues todavía son empresas a las que sus clientes les interesan y se esfuerzan por dar el mejor servicio; el segundo de estos resultados está relacionado con la calidad de los productos, un emprendedor compite con calidad la mayoría de veces, y eso genera un mayor valor para un cliente. Y el tercero y más importante es que siendo cliente de un emprendimiento realmente se puede impactar positivamente en estas empresas, pues en primer lugar, siempre están abiertas a recibir comentarios y sugerencias de sus clientes y encontrar como aplicarlos, y por otro lado, un cliente para ellos puede ser la diferencia entre un buen día y uno regular, así que realmente  impacta significativamente  a estas empresas y las ayuda a crecer.

Es así, como después de hacer la tarea, encontré que realmente para apoyar a las empresas tempranas hay que intentar ser cliente tanto como sea posible, pues de esta manera realmente se les dará un apoyo significativo y no seguiremos siendo hinchas que aplauden casos de éxito; al final me gusto también el hecho de ser un cliente importante y cuidado por parte de estas empresas, y así mismo, de encontrar productos de alta calidad incluso mejores que los que acostumbraba a consumir. Todo esto me llevó a tener como propósito, ya que por las épocas de final de año están de moda, el apoyar más y de manera consciente a las startups siendo un cliente más frecuente de estas. Intentaré hacerlo desde cualquier actividad, desde tomar un café hasta contratar un servicio, y por medio de estos posts profundizaré sobre esta labor.

Compartir