A muchos emprendedores nos ha tocado enfrentarnos con el realizar un “elevator pitch” ante inversionistas, jurados o simple espectadores. Sin duda, es una de las actividades que como emprendedores más nos preocupa, pues es una oportunidad crucial para “enamorar” a las personas de nuestro negocio, una sola chance limitada por un tiempo para dar a conocer la propuesta de valor de nuestro negocio e inspirar al público tal como nos inspira nuestro negocio a nosotros.
Un elevator Pitch hace referencia a un pequeño resumen que define de forma rápida y sencilla, un producto, servicio o empresa y su propuesta de valor, aquello que hace de este producto, servicio o empresa diferente a las demás propuestas en el mercado, y el por qué la gente lo escogería. Por lo cual, en el mundo de los emprendedores y de las Startups los elevators pitches juegan un papel fundamental a la hora de buscar financiación, desarrollar alianzas estratégicas o cualquier tipo de negociación. De esta manera, un buen Pitch es un gran recurso y una necesidad de cualquier emprendedor y/o Startup.
La pregunta que nos surge es: ¿Realmente como tener un buen pitch de mi negocio? ¿por dónde empezar?. La única respuesta válida que hemos podido encontrar entre diferentes emprendedores, colaboradores y mentores, es a través de la experiencia y del conocimiento de los modelos de negocio. Sin embargo, se puede seguir algún tipo de secuencia que ayudará a organizar y estructurar un excelente pitch.
1- Delimitar lo esencial del negocio o producto.
El primer paso y tal vez el de mayor importancia es concretar de verdaderamente esencial del negocio, buscar ese diferencial y propuesta de valor de tu producto. Aunque parece un paso lógico, este paso no siempre es bien definido por los emprendedores y de esta manera no es fácil transmitir su modelo de negocio de forma fuerte, corta y sencilla.
2- Descripción de la problemática que buscas solucionar
En la medida que lo esencial está claro se debe continuar con la descripción exacta del problema o necesidad que la propuesta de valor resuelve, es expresar de manera práctica y sencilla ¿ qué resuelve tu modelo de negocio y a quien se lo resuelve?.
3- Descripción de tu segmento de mercado
Tu segmento de mercado no es otra cosa que la descripción de quien o quienes serán tus clientes; quienes de una u otra manera serán los beneficiados de tu propuesta y a quienes les solucionaran un problema que hoy tienen de una manera mejor y más eficiente de como hoy solucionan ese problema.
4- Contar tu “ingrediente secreto”
En esta fase se debe establecer como lo logras y por qué es poco probable que otro pueda hacerlo como tu. En este punto es necesario aclarar que por supuesto siempre existirán secretos que no podrán ser revelados, ya que al contarla se perdería toda ventaja competitiva, sin embargo existe otro tipo de secreto empresarial, es el inherente a tu servicio, a tu marca, ese que hace que la empresa o servicio sea único y que por más gente que lo conozca no habría forma de copiarse, es lo que genera la originalidad, en algunos textos es conocido como la esencia de la marca.
Una vez conoces tu oferta, el segmento de mercado cuantificado y calificado, el problema que resuelves y el secreto público de tu empresa, es momento de que pongas en práctica tu elevator pitch. Se recomienda practicarlo en múltiples escenarios y con personas diferentes repetidamente para cada vez ir perfeccionandolo. De igual manera encontrar una línea narrativa con la cual nos sintamos cómodos siempre ayuda, al respecto podemos encontrar miles de ejemplos y formatos en internet que podemos consultar.

Compartir