Hace un tiempo uno de mis mentores en estos temas me sugirió que para mi negocio intentara dejar de pensar en personas que invirtieran (Inversionistas) en mi empresa, y empezara a pensar en los clientes que la harían una gran empresa. Hasta ese momento pensaba que lo único que le hacía falta a mi empresa para ser exitosa era un inversionista que nos ayudará a crecer. Rápidamente me estrellé y tuve que cambiar de idea, lo único que hace a una empresa exitosa es la consecución de más y mejores clientes.

Es cierto que estamos en la moda del emprendimiento, de las ideas brillantes, de las valoraciones millonarias y de los “mentores especialistas” en nuestro país; sin embargo también lo es que cada día el emprendedor en nuestro país cuenta con más y mejores herramientas que hacen un poco más fácil su camino, o por lo menos más acompañado, y el impacto de esto se empieza a ver con ´startups´mucho mejor enfocadas y con más oportunidades a nivel local y regional.

Sin embargo con todo lo anterior, seguimos cayendo en la falacia de entregarle el rol protagónico y de mesías a los inversionistas, y alimentando la idea en el ecosistema que la consolidación y el crecimiento sólo llega por vía de recibir inversión. El ecosistema en todos sus concursos, convocatorias, programas y entidades sobre entrena a los emprendedores para que hagan un buen pitch ante inversionistas, pero ninguno (o muy pocos) los ayuda, acompaña o enseña a crecer teniendo cada vez más clientes. Seguimos “ayudando” a emprendedores con la idea que quien los salva es un inversionista, sin que piensen en su producto, ventas, canales etc…

Creo que ya esta bueno de tanto especialista en pitch y panel de inversionistas, nadie puede hacer un mejor pitch a inversionistas (cuando sea necesario) que quien conoce su producto, su equipo, sus clientes y tiene algunos resultados que mostrar; y el día que este emprendedor tenga que presentarse a un inversionista no tendrá que preparar casi nada, porque de seguro lo oirán más de un minuto. Es más, ya creo que el objetivo de ayudarlos en hacer un buen pitch se queda bastante corto, sobretodo en un mundo en el cual ningún inversionista invierte en un buen pitch, lo hacen en equipos, números, resultados y empresas. El pitch sirve para captar la atención de alguien, una buena empresa sirve para obtener la financiación necesaria para el crecimiento y la escalabilidad.

Es por lo anterior que creo que la principal fuente de financiamiento de una startup deben ser sus clientes satisfechos, los cuales vuelven a ser clientes, y quienes recomiendan la empresa; estos  son los únicos que permiten un crecimiento sólido y progresivo, y una vez esto pase, es más sensato pensar en inversionistas, esta vez no como un salvador, sino como un acelerador del crecimiento de la empresa.

Compartir